Buscando ser excepcional en el trabajo

¿Somos imprescindibles en nuestro puesto de trabajo? La respuesta a esta pregunta probablemente sea no y, en tiempos de crisis, puede llegar a ser inquietante saber que no lo somos. La pregunta ahora es, ¿puedo llegar a ser difícil de remplazar? Y a esto, afortunadamente, podemos contestar sí.

Hace unos días, leyendo a Jeff Haden {cuanto más leo sus artículos, más me gusta} comentaba las cualidades que los CEOs encuentran imprescindibles en un trabajador excepcional.

Son 8 las características que enumera en 8 Qualities of Remarkable Employees, aunque me gustaría resaltar sólo algunas.

  • Ignorar la descripción de nuestro puesto de trabajo, por ejemplo, es necesario. No podemos atarnos exclusivamente a las justas tareas por las que se nos contrató y es importante tomar la iniciativa suficiente para abrirnos a tomar decisiones y más responsabilidad.

Es totalmente indispensable a la vez, tener un ambiente de trabajo que de pie a tomar estas decisiones y un jefe que sepa valorarlo en todo momento.

  • Por otro lado, otra característica va relacionada con la personalidad, donde Jeff Haden resalta un carácter excéntrico e inteligente. En resumen, un gran trabajador debe tener una personalidad extrovertida, expresar lo que opina, ser fuerte en sus convicciones, pero también debe entender cada situación y saber cuándo es un buen momento y cuándo no lo es.

Esto me resulta bastante familiar. Desde que comencé a trabajar en Copenhagen me he visto en esta situación en numerosas ocasiones. Yo soy española, y como tal, tengo una personalidad bastante fuerte y temperamental que va conmigo a todas partes y choca con la tranquilidad y parsimonia del trabajador danés. Afortunadamente, a mi jefe le encanta mi genio, porque siempre digo las cosas muy claramente, pero también sé elegir el momento.

  • Siguiendo con este punto, pero como característica diferente me quedo con “privately complain” y es que no hay que hacer una playa de un grano de arena. Han sido algunos los problemas con los que me he encontrado durante estos 2 años y pico que llevo trabajando aquí y siempre he optado por tomar la iniciativa desde el segundo uno, de una forma discreta y ayudando a mejorar el ambiente laboral.
  • Por último, un grandioso empleado nunca se conforma o está satisfecho al 100%. No estar satisfecho al 100%, no es sinónimo de insatisfacción y miseria, si no de seguir abriendo puertas y nuevas posibilidades de desarrollo tanto personal como profesional.

Os invito a que leáis el artículo completo de Jeff Haden y que lo sigáis regularmente, es toda una inspiración.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

6 pensamientos en “Buscando ser excepcional en el trabajo

  1. Cierto, Pilar, cierto. En mi caso yo soy la “jefa” -que poco me gusta esta palabra- y, aunque somos pocos, los criterios para valorar el trabajo los tengo muy claros: responsabilidad, respeto hacia tu trabajo y hacia quienes trabajan contigo, empatía, ganas de aprender -ésto es muy importante en el mundo de la informática- y, sobre todo CREATIVIDAD. Sea el trabajo que sea, has de ser creativa y no me refiero a pintar lienzos sino a encontrar respuestas y soluciones a cualquier problema o acontecimiento de una forma fresca, novedosa y eficaz. Tampoco podemos olvidar el ambiente de trabajo, en el que cada uno ha de poner su granito de arena, si alguno se empeña en esconder piedras fastidia a los demás.

    Me encantan este tipo de lecturas.

    Un besillo.

    • Exacto, mucho depende del entorno que repercute en sentirte cómodo y con más ganas de trabajar cada día.

      Me alegro que lleves a cabo estos valores en la empresa, ya que, sin lugar a duda sólo traen consigo mejores resultados, mayor productividad, enriquecimiento personal y una satisfacción absoluta :)

      Yo tampoco tengo queja, en la empresa donde trabajo se esfuerzan y mucho en ofrecernos todas las oportunidades posibles de desarrollo, tanto profesional como personal.

      Ojalá todas fuesen así :)

  2. Querida Pilar, me encanta esta entrada. No cabe duda que el entorno puede condicionar severamente determinadas actitudes y aptitudes. Por aquí abajo las cosas son muy diferentes, y así nos luce el pelo. Espero, y confío, que mi hija Beatriz pueda experimentar otras formas de desarrollo personal y profesional el curso próximo en la CBS. Estaremos en contacto, un abrazo.

    • Gracias Javier, me alegro que te guste. Por supuesto, el entorno condiciona y mucho nuestro desarrollo en el trabajo, pero no hay que olvidarse de trabajar en uno mismo, para cuando lleguen las oportunidades buenas, estar preparados para aprovecharlos :)

  3. Me gustan las reseñas que has sacado, te hacen pensar en tu forma de trabajo y en tu trabajo en sí mismo… Para mí es imprescindible no conformarme sólo con lo que esperan de mí, tanto para el trabajo común coml para uno mismo es mucho más enriquecedor intentar ir un poco más allá – di que la creatividad esperada en lo mío parece reducida, aunque no siempre es así.

    • Cierto, en empresas como la tuya se dice comúnmente que es imposible introducir tu carácter al desarrollo del trabajo, pero creo que tiene mucho que ver con la persona y aunque el ambiente pueda ser competitivo o duro, siempre hay que pensar en uno mismo, en cómo quieres hacer las cosas y qué pretender aprender o sacar de todo lo que haces.

      Yo estoy segura que tú añades mucho más valor a tu trabajo que otra persona con ningún tipo de ambición en su futuro, aunque trabajes para una auditora.

      Súper Sa :)

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s