De nuevo “hasta luego”

Después de 2 semanas y media, tomo rumbo a tierras nórdicas. Mis vacaciones han llegado a su fin.

Estos días en Córdoba han sido fantásticos, muy pronto os bombardearé con mis visitas turísticas y mis modelitos para disfrutar de la noche cordobesa.

Si os preguntáis si tengo ganas de volverme a Dinamarca probablemente sea porque no me conocéis aún y la repuesta es un rotundo sí – pero me gustaría volverme con mi familia y mis niñas, tener a todos allí para que puedan compartir mi vida desde la cercanía.

Una única cosa ha hecho que mis vacaciones no hayan sido perfectas y ha sido el poco tiempo que he tenido para pasarlo con las amigas {prometo compensarlas}.

Os dejo que pierdo mi avión, pero seguiré informando de todas mis aventuras danesas. ¿Mis planes para esta semana? Los company days, la fiesta anual de la empresa. ¡Yaaaaaay!

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Córdoba, ciudad califal

¿Cuántos de vosotros habéis hecho turismo en vuestra ciudad natal por puro capricho? Estas vacaciones me han servido de aprendizaje intensivo sobre la cultura de mi tierra.

¿Queréis hacer turismo conmigo por Córdoba?

La Mezquita de Córdoba iluminada por la noche

Las calles de la Judería dejan ver el campanario de la Mezquita

Vista desde El patio de los naranjos

Para cualquier turista la visita a la Mezquita Catedral de Córdoba es indispensable para entender la cultura de la ciudad. La belleza e historia de ésta son indescriptibles.

Esta vez fui a la visita nocturna de La Mezquita. ¡Impresionante!

Únicamente he visitado los baños árabes Hammam y siempre he quedado encantada. Aun así, hay distintos baños de este tipo en Córdoba y estoy segura de que cualquiera de ellos vale la pena.

Estas ruinas pertenecen a Medina Azahara {Ciudad de la flor}, construida en el siglo X

La primera vez que he visitado estas ruinas ha sido en estas vacaciones. ¿Cómo he podido esperar tanto tiempo para descubrir esta maravilla? Durante las horas que duró la visita, no dejé de imaginarme historias de princesas árabes que sucedieron bajo esas murallas. ¡Qué romántica soy!

¿Qué os ha parecido mi ciudad? Ha sido una visita breve pero intensa, ¿no creéis? Sólo puedo animaros a que la veáis con vuestros propios ojos y las disfrutéis como yo lo he hecho estos días.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Paseando por el puerto

¿Dónde ha estado Pilar estos días? Sé que muchas os habéis hecho esta pregunta y pido disculpas por desaparecer del blog tantos días, pero sabéis que las vacaciones son para descansar y así lo he hecho.

Los días en Puerto Banús fueron geniales. ¿Lo peor? Los ingleses borrachos. ¿Lo mejor? Los paseos por el puerto.

Millones de barcos amarrados muestran los lujos innecesarios a los que muchos están acostumbrados y, a su vez, deja a los mortales admirar algunos de los veleros más románticos y bellos del Mediterráneo.

Las playas de Málaga, para aquéllos que no lo sepan, no son de mis favoritas, de hecho, no me viene a la cabeza ni un sólo adjetivo positivo para hablar de ellas, pero son playas al fin y al cabo y eso, se agradece.

De vuelta en Córdoba, estoy disfrutando de mi última semana de vacaciones, a la vez que me estoy convirtiendo en una experta guía turística de la que fue hace muchos siglos la ciudad con más cultura del mundo {seguro que hay réplicas a esta información}.

En unos días tendré que volver a la realidad del trabajo, pero hasta entonces, os dejo para envolverme en el mundo árabe de mezquitas, alcázares, baños…

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥