My name is Woo, Ruby Woo

Enfundada en un estilo muy Bond, asistí anoche al estreno de SkyFall, y James no defraudó en absoluto. Aunque los 3 segundos de shower scene, dejaron mucho que desear.

Decidí darle un estreno de película a mi nueva camisa de Asos, con la que me declaro totalmente obsesionada y mi nueva temporada invernal con Ruby Woo. Era imposible sentirme más sensual y femenina que con el outfit de ayer.

Últimamente las camisas abotonadas hasta el cuello son una parte importante de mi estilo. Si bien no suelo llevar escotazos de infarto, es totalmente nuevo para mí abrocharme todos y cada uno de los botones de una camisa. Claro que si todas tuviesen un cuello tan original y llamativo como ésta, no duraría en ir “recatada” siempre.

Disculpadme, qué maleducada soy. Probablemente estéis leyendo este post por el interés en la nueva entrega de la saga del agente más famoso del Servicio Secreto Británico, y yo aquí, hablando de camisas con lazos y labios rojos. ¡Perdón! A ver, ¿Qué digo de la película sin convertirme en una odiada spoiler? Hmmm… simplemente por el placer de ver a Daniel Craig en un perfecto traje de chaqueta, vale la pena pagar la entrada del cine.

¡Es broma! Bueno, cierto es que Daniel Craig me encanta, pero la película me gustó bastante, aunque sin superar a Casino Royale – para mí best Bond movie ever! Ay James…

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Regalo de empresa

En nuestra empresa cuando algún trabajador cumple 20, 30, 40… años, se les hace un regalo.

Esta vez, mi compañera polaca es la que cumple 30 y me han pedido si podía encargarme de comprarle un regalo, ¿he mencionado que cualquier regalo tiene que ser naranja? {Es el color de la empresa}.

De todas formas, el color no es problema a esta chica le encantan las cosas con brillos y muy coloridas. ¿Queréis ver algunas de las cosas que he comprado?

ASOS Pack Of Two Wicker Thread Aztec Bangles

Bolso ASOS Bright Bowler Bag

Espero que le guste y que lo utilice ahora que llega la primaveras y nos dejamos los negros y tonos apagados en el armario.

Últimamente utilizo la tarjeta de crédito de la empresa a todas horas, aunque nada de lo que compro es para mí desgraciadamente…

¡Nos vemos pronto!