A painful Winter night

Cómo se agradecen los días de sol cuando ya sabes que no hay marcha atrás, el invierno se acerca con zancadas de gigante.

Ayer tenía decidido pasar una maravillosa y tranquila noche en casa, mi plan estaba claro: deliciosa comida, blogging y una buena película. De hecho, las fotos que os muestro hoy eran de esa misma mañana, cuando fui a pasear por el canal de Christianshavn y el objetivo era mostraros un día de sol y hablar de los abrigos de invierno.

Pero lo que ocurrió después, bueno, cambió el curso de mi día: me caí con la bici.

Au, au, au! Menudo súper hostión volador me di ayer, en serio, nada menos que “10, 10, 10” si tres jueces hubiesen analizado mi dolorosa pirueta, digna de competición de élite. Tuvo un poquito de todo, como una buena caída debe tener: pérdida de dignidad, dolor, cortes, moratones y sangre. ¡Perfecta ejecución!

Si me permitís ponerle un pero a mi fantástica hostia, sería que fue única y exclusivamente culpa mía, no puedo echarle la culpa a nadie y eso jode, sinceramente. Ni tan siquiera utilicé mi vocabulario vulgar danés, ¡nada! Quedé tendida en el suelo haciendo pucheros, mientras desconocidos se acercaban para preguntarme si estaba bien. Y más pucheros, más lágrimas y más vergüenza.

Tras los primeros momentos de susto y angustia, recogí mi bolso y mi dignidad, las puse en la cesta de la bicicleta y me fui andando a casa.

Lo más doloroso no son mis rodillas magulladísimas {hechas una verdadera mierda} o los moratones en los codos, si no que en el golpe, el timbre de la bici se partió y ya no puedo hacerlo sonar por las mañanas “clin, clin, clin”… ¡qué vida más cruel!

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Comienza el frío

Y con el frío empezamos a sacar toda la ropa de otoño-invierno y a ver las hojas que pronto caerán… ¿no os da un poco de pena?

A mí ninguna, tengo miles de trapitos monísimos para esta temporada que entra y me los quiero poner todos. Claro, éste sólo es el principio del otoño… puede que en enero escriba posts muy diferentes, pero mientras tanto disfruto del comienzo de esta estación.

¡Oh! Los planes súper acogedores de fin de semana, miles de cenas en casas de amigos, chocolate caliente en cafeterías del centro, en resumen, todo muy cozy – o como dirían los daneses hyggeligt.

Muchos me preguntan {desde España} que cuándo pienso aparcar la bicicleta hasta la primavera que viene y mi respuesta siempre es la misma: ¿Qué? ¡Nunca! No sin mi bici.

¡Es genial montar en bicicleta! ¿Que por qué? 1 hora de deporte al día, aire fresco, paseo por la ciudad, rápido, barato. Y además paso menos frío conduciendo la bici que si fuese andando… llego todos los días al trabajo acaloradísima. ¡Todo es positivo!

Con lo aburrido y agobiante que resulta coger el metro en invierno con 3 o 4 capas de ropa encima.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

I’m on a bike!

Aquí tenéis la prueba, ¡he conducido una bicicleta! Como ya os he contado, me apunté hace algún tiempo a clases gratuitas para aprender a montar en bicicleta y hoy ha sido el primer día y ¡qué día!

Clic en la imagen para ver el video

Desde el principio todos los monitores se han mostrado muy sorprendidos, ya que, aunque era mi primera vez en la bici, la he conducido desde el segundo uno completamente sola y no he parado de hacerlo en las dos horas que ha durado la clase.

Tengo que agradecerle enormemente a Kim que me apuntara a estas clases y me animara a intentarlo, ¡estoy encantada! Ha sido el fotógrafo oficial de la tarde. No te pierdas el video sobre mi aventura en dos ruedas.

Muy pronto recorreré las calles de Copenhagen en mi propia bici… uno de mis primeros destinos será ir a la playa en bicicleta con Kim. ¡No puedo esperar!

Debo admitir que no todo ha sido diversión y tras una pequeña distracción, he acabado en el suelo…

Mamá no te preocupes, estoy sana y salva

Pero no ha sido problema para mí y me he vuelto a montar para seguir aprendiendo. Os dejo una prueba de mi “accidente”.

Muy pronto tendréis otra entrega de Summer Pilar en bicicleta, espero que al menos paséis un buen rato viendo mi evolución. Por cierto, cuando me compre una bici, necesitaré toda la ayuda y consejos posibles.

¡Nos vemos pronto!

Montar en bicicleta – Part 1


Cada vez que pienso en aprender a montar en bicicleta, me acuerdo del episodio en Friends llamado: All the Candy. ¡Pheobe es la mejor!

Ahora me toca el turno a mí. Kim me ha apuntado a clases gratuitas de bici que imparten voluntarios en nuestro barrio. Estoy en la ciudad donde hay más bicicletas por habitante del mundo, es hora de aprender.

¡Va ser muy humillante! Me encanta reírme y decir alguna que otra tontería, pero no quiero hacer el ridículo y lo voy a hacer con letras mayúsculas. No os preocupéis, me lo tomaré con humor, eso es seguro.

Las clases empiezan el 14 de abril y ya estoy “de los nervios”, ¿tenéis algún consejo que me pueda ayudar? Lo mejor de estas clases es que me prestan una bici, así que no tengo que comprar una hasta que no aprenda.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥