Palmeritas para mí

Os presento la receta de palmeritas de hojaldre y sin lactosa. Sabéis que siempre digo que las recetas que escribo en el blog son fáciles, bueno pues especialmente esta última, es ridículamente fácil – un máximo de 5 minutos más horno, ¡nada de nada!

palmeritas-de-hojaldre-al-horno-summer-pilar

Sólo se necesitan 2 ingredientes: un rollo de masa de hojaldre para pasteles y azúcar. En primer lugar, sobre una superficie limpia vertemos azúcar y colocamos la masa de hojaldre encima. Sigue leyendo

Hojaldre inspirado en Gordon Ramsey

Debido a mi intolerancia a la lactosa, nunca tengo la oportunidad de disfrutar de un buen postre cuando salgo a cenar fuera, por ello, una vez a la semana o cada 2 semanas, me doy un homenaje preparando un súper dessert en casa.

postre-de-hojaldre-frutas-del-bosque-nata-helado

Este fin de semana me inspiré en la receta de Gordon Ramsay “Raspberry millefeuille recipe” – millones de capas – para crear mi delicioso postre. Aunque pueda parecer lo contrario, es muy rápido de preparar y servir. Sigue leyendo

Lactose-free Cheese Cake

El sábado preparé una tarta de queso para celebrar las fiestas y nuestra primera cena de Navidad. Jamás había preparado una, ni tan siquiera sabía bien a qué sabía este tipo de tarta {a queso, chiste fácil}. Fue una locura arriesgarme, pero el resultado fue delicioso.

Empecé preparando todos los ingredientes y mi libro de las ideas – donde tenía la receta escrita. Sí, estoy comenzando mi libro de las ideas, pero vamos a centrarnos en la tarta. ¿Comenzamos?

  • El primer paso es preparar el sirope de fresa que decorará la parte superior de la tarta. Para ello, trituramos 250 grms. de fresas y lo hervimos con 50 grm. de azúcar. Debe quedar espeso, aunque debe ser fácil de esparcir. Una vez hecho, lo dejamos enfriar.

  • A continuación, creamos la base. Necesitaremos 150 grms. de galletas Digestivas y 80 grms. de mantequilla {en mi caso, sin lactosa}. Una vez derretida la mantequilla y machacadas las galletas, lo mezclamos y colocamos como base en el molde.

  • Ahora comenzamos con la masa. Utilizamos 650 grms. de crema de queso, 200ml. de leche, 3 huevos y 150 grms. de azúcar. Lo sé, una barbaridad de crema de queso, así que os recomiendo invitar a muchos amigos para compartirla.
  • Primero mezclamos el queso con la leche hasta conseguir una textura sin grumos.

  • Después se añade el azúcar y seguimos mezclando. Por último, añadimos los huevos de uno en uno. Es importante no batir la masa, sólo mezclarla bien.
  • Una vez tengamos la masa, la vertimos sobre la base de galleta e introducimos todo en el horno {precalentado a 180ºC} durante 15 minutos, después bajamos la temperatura a 100-110ºC durante 60-80 minutos.
  • Por último, decoramos la tarta con el sirope de fresa que preparamos al principio. También podéis decorar la tarta antes de introducirla en el horno.

Y a disfrutar!!

¡Qué horror de última foto! Lo sé, la foto de la tarta terminada debe ser la mejor, pero en este caso es la peor. Debéis entenderme, cuando empezamos con la fiesta, se me fue el santo al cielo y no le eché ninguna foto. Mi sorpresa fue cuando al día siguiente, mientras veía las fotos, Kim me comentó que él sí se acordó de tomar una fotografía de la tarta y voilà!!

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Chocolate brownie and Frankie

Come fly {bake} with me… Al ritmo de Frank Sinatra comencé a preparar un delicioso macro-brownie de chocolate con piñones para la fiesta de cumpleaños de Kim.

Para preparar éste, mi primer brownie, I did it my way, pero me inspiré en la receta de El monstruo de las galletas, un fantástico blog de repostería.

¿Qué ingredientes utilicé? 250 grs. de margarina, 150 grs. de chocolate negro vegano, 4 huevos, 225 grms. de azúcar, 120 grs. de harina y 100 grs. de piñones. ¡Fácil y perfecto para mi intolerancia a la lactosa!

My little town blues… Al ritmo de New York, New York, comencé a derretir la mantequilla con el chocolate en un bol a fuego muy lento en el microondas hasta que obtuve una mezcla uniforme.

En otro bol, batí los 4 huevos y comencé a añadir todo el azúcar poco a poco.

Una vez tuve ambas mezclas perfectas por separado, las uní y continué batiendo con las barillas.

La harina es el último ingrediente en añadirse a la masa y se hace muy poco a poco, sin dejar de batir.

Cuando la masa quedó perfectamente uniforme, añadí los piñones y mezclé gentilmente con una paleta de madera durante un par de minutos… It turned out so right for strangers in the night.

En mi horno ya precalentado, dejé hornear la masa a 180 grados durante 30 minutos {20 minutos y comprobando de 2 en 2 minutos} y obtuve un brownie perfecto… The time is right, your perfume fills my head, the stars get red and, oh, the night’s so blue.

¿Sabéis cuál es el mejor acompañante para un brownie? El helado de vainilla y si queréis un three-some, salsa de frambuesas. ¡Ay, qué delicia!

¡Qué éxito! Todos me dieron la enhorabuena por mi postre, ains, qué orgullosa estoy de que nada saliese mal, como suele ocurrir cuando entro en la cocina.

Para despedirme sólo puedo hacerlo con mi canción favorita The way you look tonight y sí, es cierto, la pinta del brownie también fue maravillosa.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Un pecado delicioso

¡Maravillosamente delicioso! ¿Recordáis que os hablé sobre Moo Free Chocolate, una empresa de chocolates donde sólo utilizan productos vegetarianos, aunque consiguen el sabor normal de chocolate? ¿Os acordáis? Pues bien, ya me ha llegado mi pedido y está, como comenzaba diciendo, maravillosamente delicioso.

Increíble pero cierto, han conseguido simular a la perfección el sabor del chocolate con leche y, os prometo, que no encentraréis restos de sabor de ningún sustitutivo de la leche de vaca.

Como sabéis, al principio pensé que sería chocolate con sabor a soja, leche de arroz o cualquier otro de este tipo que, sinceramente, me desagradan bastante. Lo más alejado de la realidad, los productos de esta marca saben a chocolate con leche real y delicioso. ¡Qué feliz soy!

A partir de ahora mi problema será controlarme y no gastar mi sueldo íntegro en chocolate.

Así que ya sabéis, para aquéllos intolerantes a la lactosa y aquéllos otros que quieran sorprender a un intolerante a la lactosa {o a un végano}, visitad la web de Moo Free Chocolate y volveros locos.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Cereales con chocolate y sin lactosa

Los intolerantes a la lactosa tenemos que ser un poco más creativos si queremos disfrutar de los mismos placeres de cuando no teníamos este problema.

Llevo un año siendo intolerante a la lactosa y cada vez mis habilidades de improvisación/creatividad van mejorando.

Por la necesidad de concentración máxima, he trabajado esta semana desde casa y he preparado todas las mañanas unos riquísimos desayunos lactose free {ya conocéis mi pasión por los desayunos} para comenzar el día de la mejor forma posible.

En el supermercado siempre veo estos nuevo cereales con chocolate con una pinta estupenda y cuando voy a leer los ingredientes, ¡leche! ¡lactosa! ¡extra lactosa! Una ruina y una depresión para mí. Por eso, he decidido fabricarlos en casa.

Ya os podéis imaginar los fácil que es tener cereales con chocolate, pero no había pensado en hacerlos hasta ahora. ¿Qué necesitas? Cereales simples sin lácteos y chocolate {yo lo utilizo vegano}.

Pasos a seguir:

  • Derretir el chocolate. En una bandeja colocar el chocolate en forma de perlas y dejarlas enfriar
  • Colocar en un bol los cereales y añadir tantas perlas de chocolate como deseas {cuantas más mejor}
  • Añadir zumo de naranja o leche sin lactosa

Si tenéis dudas, podéis pasar olímpicamente de las perlas y trocear el chocolate en partes pequeñas.

¿A que tienen una pinta estupenda? Un desayuno perfecto pero, ¿queréis más? Podéis añadirle fruta {fresas, frmabuesas, uvas} y para aquéllos sin problemas para digerir leche, podéis utilizar perlas de chocolate blanco o con leche, ¡yummy!

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥
P.D.: Un beso muy especial a mi familia ♥

Canapés fríos, fáciles y deliciosos

Hace un año aprendí una buena lección: nunca cocines para tus invitados el día de tu cumpleaños. Y es la verdad más absoluta del mundo.

Cuando cumplí los 24 pensé que sería una idea genial hacer una cena para todos y durante todo el día estuve en la cocina sin tiempo ni para respirar. Este año para la fiesta decidí tomar otro camino y preparé unos riquísimos canapés fríos e increíblemente sencillos.

Desafortunadamente, olvidé tomar fotos del proceso de elaboración de todos ellos, pero aquí están algunos:

Canapé nº1: Rollito de salmón y philadelphia

Esta receta es deliciosa y toma escasos minutos. Se necesita: pan de molde, salmón ahumado y phildelphia {o crema de queso sin lactosa La Fuente}.

Tomamos el pan de molde sin bordes y untamos una fina capa de philadelphia; a continuación, colocamos una lámina pequeña de salmón verticalmente en el centro del pan y procedemos a enrollar el pan, así sucesivamente. Por último, liamos los rollitos en papel de cocina transparente y lo dejamos en el frigorífico hasta que lo sirvamos troceado.

Lo mejor de este canapé es su originalidad al servirlo y que puedes prepararlo horas antes y tener tiempo para tus cosas antes de la fiesta.

Tengo que reconocer que esta idea la copie íntegramente de mi amiga Rosario, que siempre ha sido “una cocinillas“.

Canapé nº2: Tomatitos cherry y queso emmental

¡Más fácil imposible! Cortamos los tomates en mitades y hacemos el queso taquitos. Por último, utilizamos un palillo para unir ambas partes. ¡Wow! Una dificultad increíble… aún sigo cansada de la preparación de este canapé.

Creo que puede ser por la dificultad de este último que dejé de echar fotos al resto, aunque os puedo comentar algunos de los demás bocaditos que preparé.

Canapé nº3: Vegetal de atún

Éste es especialidad de mi madre, también simple pero con mucho sabor. En un bol mezclamos lechuga en tiras finas, atún, tomate, aguacate y mayonesa. Una vez bien hecha la masa, la introducimos en pequeñas tartaletas.

Canapé nº4: Salmorejo cordobés

Y es que si no hiciese un poquito de salmorejo cordobés con jamón, no sería una buena cordobesa.

Canapé nº5: Pechuguitas de pollo empanadas

También fácil, aunque puede llevar unos minutos más su elaboración. Las pechugas de pollo troceadas en tiras o trozos se enharinan {en vez de harina, podéis utilizar maizena para minimizar las calorías} y se introducen en el horno pre-calentado durante 30 minutos. ¡Y voilà!

Ya veis que todo fue muy fácil y no me llevó más de 45 minutos prepararlos. Rico, sencillo, rápido y apetitoso. ¡Éxito asegurado!

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Berenjenas rellenas de carne

Desde hace ya meses, tenía en mi cabeza la idea de preparar berenjenas rellenas y ayer, tras ver las berenjenas más moradas y bonitas de toda la ciudad, me decidí a preparar este plato.

Nada de mozarella para las mías, taquitos de queso sin lactos

El proceso es fácil aunque algo laborioso, puede que simplemente sea debido a mis limitadísimas habilidades en la cocina, pero el tiempo aproximado de preparación más cocción fue de hora y media {larga}.

Ingredientes:

  • 2 berenjenas grandes, 300 gr. de carne de ternera picada, un pimiento rojo
  • 1 lata de tomate
  • 1 cebolla
  • Bechamel – ¿os acordáis cómo es mi receta de bechamel?

En primer lugar, cortamos las berenjenas por la mitad y sacamos con la ayuda de una cuchara toda la carne de las mismas – dejando medio centímetro de borde. Salar las berenjenas y poner al horno durante 30 minutos a temperatura baja, para que estén suave a la hora de comer.

Freír en una sartén la cebolla troceada, con 1 ajo. Añadir el pimiento ya cortado y la carne. Por último, cuando todos los ingredientes estén hecho, añadimos el tomate.

Sacamos las berenjenas y las rellenamos con el sofrito y la carne. Añadimos la salsa bechamel, tiras de queso mozzarella encima y al horno a 180ºC durante 25 minutos {precalentar el horno}.

¡Delicioso!

Debo admitir que es una comida algo pesada. Si queréis hacerla más ligera, podéis utilizar pollo en lugar de ternera y evitar la salsa bechamel.

¡Nos vemos pronto!
Sígueme en Bloglovin ♥

Mini chocolates sin lactosa

Desde que me diagnosticaron la intolerancia a la lactosa, entre muchas cosas ricas, echo de menos el chocolate con leche… estoy algo cansada del chocolate negro.

El otro día, leyendo el blog de mi amiga Alex, me inspiré enormemente para hacer mis propios mini bombones de chocolate con leche sin lactosa, muy simples pero deliciosos.

Sigue leyendo