Oh, hey!

Tengo la sensación de que mis últimos post, únicamente han estado llenos de disculpas y escusas por estar ausente y dejar el blog abandonado. El comienzo de este año 2013, ha sido mucho más negativo que positivo, pero en lugar de volver a escusarme, voy a sincerarme y contaros mi “de enero a abril”.

¿Queréis honestidad? Os la transmito desde la tranquilidad de la piscina de casa de papá y mamá.

piernas-de-mujer-morena-al-borde-piscina

Durante estos meses puedo decir que no he sido yo misma, no me he sentido Pilar al 100% y me encontraba en situaciones en las que mi desenvoltura natural brillaba por su ausencia. Fue entonces cuando me di cuenta de que no era feliz – sin drama, que tampoco me hundía en la miseria. Sigue leyendo